10 beneficios de controlar el acceso vehícular

El control de acceso vehicular, más allá de la automatización, se traduce en seguridad para los negocios y las personas. 

La seguridad tiene diversas aristas, y todas ellas deben tomarse en cuenta para obtener resultados satisfactorios. En lo que a seguridad física se refiere, una de tales aristas se relaciona con el acceso de vehículos que pretenden ingresar a centros comerciales, unidades habitacionales, oficinas, fábricas, centros penitenciarios, etcétera.

Para cada una de estas aplicaciones, hay soluciones que contemplan tanto las necesidades específicas como los niveles de seguridad requeridos. Por ejemplo, en el caso de los reclusorios o bien otras instalaciones de máxima seguridad, suelen tenerse diversos filtros antes de permitir el acceso de un vehículo, tales como identificación de las placas, toma de imagen del auto en dos vías, visión de la parte baja del vehículo para verificar que esté libre de objetos ajenos a él, identificación del conductor mediante huella digital y fotografía de rostro, así como escaneo del interior del vehículo.

Además de la seguridad propiamente dicha, el control de acceso vehicular también permite llevar un historial de los vehículos que ingresan a una determinada área, sea pública o privada, lo que facilita el manejo de información, como los inventarios en tiempo real, para los fines que sean necesarios.

Asimismo, al no ser necesaria la interacción de personal dedicado al resguardo y gestión de entradas y/o salidas vehiculares, se tienen beneficios como ahorro de tiempos y eliminación de errores humanos, amén del incremento en la generación de ingresos ya que, independientemente a la identificación, mediante las tecnologías de control de acceso vehicular también se puede automatizar el cobro de cuotas de estacionamiento y de peaje.

Son de todos conocidos los carriles de telepeaje IAVE en las autopistas de CAPUFE, en México, al igual que las opciones de TAG en los segundos pisos y la súper vía de la Ciudad de México. De igual forma, están la FasTrak, de California; el sistema I-Pass, de Illinois, el telepeaje en las autopistas urbanas de Santiago de Chile y las autopistas de paga en Argentina, donde se usan etiquetas de RFID para el cobro de casetas. Estos sistemas ayudan a disminuir el entorpecimiento del tráfico que se ocasiona a causa del pago con operación manual.

Las tecnologías y sus beneficios

Actualmente, diversas tecnologías de control de acceso vehicular facilitan en las diferentes situaciones el control del ingreso de vehículos, o bien su restricción. Y aún van más allá pues también permiten, por ejemplo, almacenar un registro de la fecha y hora del ingreso de los vehículos; obtener información sobre lo que se encuentra dentro del vehículo, incluido el conductor; crear inventarios en tiempo real, y mucho más.

Sea mediante sistemas biométricos, tecnología de radiofrecuencia (RFID), reconocimiento de placas, validación por código de barras, clave personal, barreras vehiculares automáticas o brazos electromecánicos, los diferentes sectores comerciales e industrias pueden estar tranquilos con respecto a los vehículos que están dejando pasar a sus instalaciones.

Los sistemas biométricos, por ejemplo, pueden utilizar tarjetas de control, claves o la combinación de diferentes tecnologías, y se comunican con el software de gestión para brindar un control de acceso vehicular completo.

Para situaciones donde no es necesaria la identificación del conductor así como la relación de éste con el vehículo, la mejor opción es RFID, en la cual se hace la identificación del auto para el registro de su entrada y salida de una determinada área, así como para aplicaciones que involucren cobros y conocimiento de saldos en tarjetas TAG para permitir o negar el paso del automóvil.

Cuando la tecnología es RFID, la ventaja para el conductor es que no requiere bajarse del vehículo o siquiera hacer un alto total. Dado que las antenas lectoras se colocan en posición estratégica, los sistemas electromecánicos se accionan de forma que no requieren de un vehículo en alto total.

El reconocimiento de matrículas, por su parte, se emplea fundamentalmente en el caso de exigencias de seguridad máxima. Este tipo de sistemas toma en cuenta las variaciones de luminosidad que puedan presentarse durante el día, las condiciones de intemperie, la posición de las placas según los diferentes modelos de vehículos y todas las variables posibles. Se utilizan cámaras de alta resolución con visión artificial que se complementan al software de gestión y los sistemas electromecánicos para un acceso vehicular seguro y personalizado. Asimismo, esta solución se puede asociar a un sistema generador de tickets o a un lector de huella digital del conductor, para una mayor seguridad.

Algunos componentes a ejemplificar

Proveedores como Dointech, SIESSE, Soluciones ZK Tecoy Wejoin, sea de forma directa o mediante mayoristas (como Empretel, Sinpro o Tecnosinergia), ofrecen en el mercado mexicano diferentes soluciones para el control de acceso vehicular, proveyendo una amplia gama de componentes físicos como antenas lectoras, barreras de acceso, TAGs, detectores de masa, etcétera, sin los cuales no podría tener lugar un eficiente control de acceso vehicular.

El mercado es vasto; existe un sinfín de opciones entre las cuales elegir para contar con una solución adecuada a las necesidades particulares de cada organización. Entre las múltiples ofertas disponibles actualmente, destacan las siguientes:

Tecnosinergia ofrece la antena Axceze ONE900, con la particularidad de ser un lector de frecuencia dual, con lo que resuelve los problemas de lectura de tarjetas a través de vidrios polarizados o con película de seguridad al emplear tarjetas de proximidad activas que amplían la distancia de lectura hasta en 10 metros. De acuerdo con sus creadores, es útil en una gran variedad de aplicaciones, como: logística (control de contenedores, transporte de valores), control de acceso (estacionamientos inteligentes, casetas de peaje, cruce fronterizo) y sistemas de control de procesos de producción anti falsificación e industrial (control de flotillas).

Este mismo proveedor cuenta también con el detector de masa para barrera Axceze Axloop24, el cual se basa en un microprocesador de doble canal diseñado específicamente para estacionamientos y control de acceso vehicular. Da opción de cuatro pasos seleccionables, dependiendo del tamaño de loop, y ofrece un tiempo de respuesta de 100 milisegundos. Se utiliza en aplicaciones como semáforos de garaje, cortinas o puertas industriales automáticas y detección de sentido de circulación, entre otras.

En el terreno de las barreras de acceso vehicular uno de los principales proveedores es Wejoin, que comercializa TVC en línea. Entre otras, tiene una barrera automática con pantalla LED. Funciona a partir de fotocélulas con rayos infrarrojos y detectores de bucle de inducción, aunque es capaz de operar de forma manual si no hay suministro eléctrico. En su pantalla se puede introducir fecha y hora con el software correspondiente, o bien cualquier palabra. Además este modelo incorpora un semáforo en el que las luces verde y roja indican a los conductores si pueden pasar o no.

Entre los variados accesorios que tiene SIESSE, y que comercializa a través de Empretel, está su lector de tarjetas RFID de largo alcance para uso exterior (modelo HYEL-03), mismo que ofrece un rango de lectura de 20 a 40 centímetros (si se utiliza con tarjetas compatibles EM4200). La respuesta se da en menos de 0.2 segundos y la distancia máxima de comunicación es de 100 metros. Según especifica el fabricante, es ideal para control de acceso, así como para la trazabilidad en líneas de producción, logística, identificación de animales o tracking de personas dentro de edificios.

Pero la necesidad puede ser limitar espacios críticos en edificios corporativos, donde el personal directivo necesita de una capa extra de seguridad (sin bajarse de su vehículo). Y con la proliferación del concepto “oficinas virtuales” en otros países donde se renta el espacio físico de trabajo, no nos debería sorprendernos que en el mediano plazo el BYOD y Home Office provoquen un aumento en estas necesidades. HID en su serie iCLASS integra una autentificación de múltiples factores para un mayor nivel de seguridad. Disponible en Unisol, la tarjeta inteligente en conjunto con el equipo biométrico permite escoger entre tres niveles de seguridad: tarjeta con identificación biométrica por huella, tarjeta con PIN o tarjeta con identificación biométrica más huella y PIN. De esta forma, la entrada vehicular no se consideraría una  vulnerabilidad.

Como puede verse, el segmento del acceso vehicular goza de una amplia oferta que se mantiene en evolución para ofrecer a las diferentes industrias y perfiles de usuarios una respuesta satisfactoria a sus necesidades de control y seguridad en relación con los vehículos.

Valor del mercado

Si bien no se cuenta con un dato que muestre el valor que tiene el mercado del control de acceso vehicular como tal, por un lado IDTechEx estima que el nicho de RFID (incluyendo tarjetas, lectores y servicios de software para RFID pasiva y activa) cerró el 2015 con $10,100 millones de dólares y llegará en el 2020 a los $13,200 millones; por otro lado, éste fue el año en que se dio un boom en el rubro de las tecnologías biométricas (con una facturación de $3,100 millones de dólares, de acuerdo con ABI Research).

Ambas son fundamentales en el terreno del control de acceso vehicular, lo que –aunado a la creciente implementación de estacionamientos y edificios inteligentes, la tendencia del cobro automatizado en vías principales y carreteras, así como al interés por la seguridad residencial y empresarial– indica que un avance en este mercado es previsible.

Visto 5546 veces Modificado por última vez en Lunes, 25 Septiembre 2017 13:42
Inicia sesión para enviar comentarios