Tarjetas de proximidad, flujos controlados con precisión

Los lugares donde existe un elevado flujo de personas y vehículos requieren un sistema de control de acceso que no represente un inconveniente para la productividad.
Tanto en desarrollos habitacionales como en estacionamientos, oficinas, escuelas, parques industriales, bancos y aeropuertos, un sistema de proximidad es una solución de gran utilidad para identificar a personas o vehículos que acceden a los inmuebles.
 
 
El proceso de acceso comienza en el lector de radiofrecuencia (RFID por sus siglas en inglés), el cual genera un campo electromagnético que induce en la tarjeta la energía necesaria para transmitir los datos hacia el lector, explicó Alejandro Loera, Director Regional en Keri Systems.
 
“Las tarjetas integran una antena y un chip que contiene los datos de identificación. El lector obtiene la información para compararla con los registros en la base de datos, de tal forma que al coincidir se desbloquea la puerta para que la persona o vehículo cruce sin problema”, detalló el experto.
 
Las tarjetas de identificación se clasifican en pasivas y activas. Las primeras no cuentan con energía interna, tienen menor tamaño y un costo más asequible; mientras que las activas tienen alimentación interna y almacenan más información.
 
Ambos tipos trabajan con modulación por desplazamiento de frecuencia (FSK) que facilita la adquisición. Al no tener una fuente de energía interna, las tarjetas pasivas se limitan a trabajar a una distancia muy corta (entre 2 y 10 cm). Sin embargo, en las tarjetas activas de RFID se utiliza la batería para obtener alcances mayores en la proximidad de 50 centímetros y hasta 25 metros.
 
Por lo general, “el rango de operación se limita por la frecuencia de trabajo (entre 50 KHz y 2.5 GHz), una banda que no requiere de licencia para su uso. Entre más alta es la frecuencia, el rango de operación es menor”, mencionó Loera. 
 
Los sistemas de información implementados con tecnología RFID se utilizan ampliamente para catalogar y controlar recursos; por ejemplo, la clasificación de productos de un supermercado, la autentificación de documentos, la identificación de animales en granjas, el acceso y control de vehículos, la seguridad para medicamentos controlados y en los sectores de consumo y transporte, como sucede con las tarjetas recargables del Metro y Metrobús en la Ciudad de México.
 
Este reportaje forma parte de la edición No. 30 de la revista especializada Seguridad TI e infraestructura, una publicación bimestral con distribución en toda la República Mexicana. Para leer el texto completo, consulta el siguiente link: https://bit.ly/2ua9H4F
Visto 91 veces Modificado por última vez en Lunes, 11 Marzo 2019 17:18
Inicia sesión para enviar comentarios