Fraude online, tendencia latente en México

De acuerdo con el proveedor de soluciones de seguridad informática Allot, México es el segundo país en América Latina con mayor registro de estafas en comercio electrónico.
El fraude a través de las plataformas virtuales continúa en aumento y es que en el último año México tuvo el mayor número de fraudes cibernéticos en América Latina y 8 de cada diez de las empresas instaladas en el país sufre al menos un ataque una vez al año, de acuerdo con la firma Willis Towers Watson.
 
En mayo de 2018, el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) sufrió un ciberataque después de que tres instituciones financieras reportaran incidentes mientras trabajaban con el programa. Para fortalecer al sistema financiero, Banxico anunció en ese mismo mes la creación de la Dirección de Ciberseguridad, que buscará fortalecer la información gestionada por Banxico y todos los sistemas involucrados en la operación y procesos del mismo.
 
El Banco Central emitió disposiciones para los bancos, de manera que estos pudieran implementar medidas de control adicionales para fortalecer sus sistemas de detección de transferencias irregulares, verificación de la integridad de sus operaciones para evitar posibles afectaciones a dichas instituciones, al resto de los participantes y al sistema en su conjunto.
 
Francisco Cayuela, responsable de Allot para la región de Latinoamérica, señala que el fraude online está creciendo de manera alarmante y es necesario que las empresas tomen medidas para protegerse, no únicamente para cumplir la regulación legal, sino también para evitar pérdidas financieras.
 
La Condusef señala que de enero a diciembre se llevaron a cabo por la vía del comercio electrónico (e-commerce) más de 4 millones de reclamaciones; por la vía de banca móvil 115,962; en operaciones por internet por personas físicas 48,082; por personas morales 4,754 mientras que por pagos por a través del móvil fueron 857.
 
Las empresas dedicadas al eCommerce presentaron pérdidas por 20,000 millones de dólares a nivel global debido a transacciones que exitosamente estuvieron relacionadas a alguna modalidad de fraude online, como robo de identidad o usurpación de una cuenta ajena.
Un estudio de KMPG International llevado a cabo por David Hicks, muestra que el coste del fraude está creciendo más rápidamente que el gasto en evitar el riesgo del fraude, de ahí la urgencia de un cambio de pensamiento radical en la sociedad.
 
Por otro lado, la consultora Lexis Nexis reveló que los navegadores móviles fueron las plataformas a través de las cuales se vieron la mayor cantidad de este tipo de transacciones y las tarjetas de crédito fueron el medio de pago más propenso a una operación maliciosa.
 
“En la primera mitad de 2018 se robaron 8 millones de registros personales al día, resultando en un total de 3.3 billones de registros personales robados. Por eso mismo creemos que las empresas e instituciones tienen que tomar las medidas de seguridad adecuadas para proteger al ciudadano y paliar este problema”, finalizó Francisco.
Visto 168 veces
Inicia sesión para enviar comentarios